miércoles. 08.02.2023
El Tiempo
Es Lo Cotidiano

DIGRESIÓN

Tachas 490 • Pan de muerto • Jo

Jo

Imagen creada con IA
Imagen creada con IA
Tachas 490 • Pan de muerto • Jo

El pan de muerto es un alimento tradicional que contiene un significado muy espiritual, desde su forma; simboliza el ciclo de la vida y la muerte.  El origen se remonta a la época de los sacrificios humanos y a la llegada de los españoles a la entonces Nueva España.

Se dice que en Mesoamérica se preparaba un pan de amaranto molido (El amaranto es una semilla muy livianita con la que se hace un dulce aquí llamado alegría.) después de mezclarse con la sangre de los sacrificios, se ofrecía a los dioses, siendo estos los primeros indicios del Pan de Muerto, mismo que se ha ido modificando hasta convertirse en lo que conocemos hoy en día.

El pan de muerto tradicional tiene forma redonda, además tiene 4 a 6 tiras que representan los huesos de los difuntos o lágrimas derramadas por los que ya no están.

Realmente no quiero citarles la leyenda precolombina porque no quiero ser precisa en lo trágico, mejor les cuento que la primera se remonta a la época prehispánica, al México antiguo en donde ya se preparaba y lo llamaban ''mariposa'' o ''papalotlaxcalli'', se presentaba a los dioses como una ofrenda.

 El Término con el que se designa a distintos panes de dulce de diferentes masas y formas que se elaboran dentro el país, para conmemorar el día de Muertos o de Todos los Santos, se trata de un estilo de pan de carácter ceremonial que se coloca en los altares dispuestos para honrar la memoria de los seres queridos.

El aroma a flor de azahar refiere el recuerdo de los fallecidos. El centro simboliza el cráneo. De acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria Panificadora, se consumen alrededor de 30 millones de panes de muerto sólo entre el 30 de octubre y el 2 de noviembre en México.

Este pan redondo, adornado de “huesos” de masa, tiene como ingredientes principales la harina de trigo, azúcar, huevo, y generalmente está adornado con ajonjolí(otra semilla) o bien cubierto de azúcar, con un toque especial perfumado con naranja y anís. Este pan es el más común, pero sin duda tiene sus razones, además de su delicioso y adictivo aroma, el montículo de tierra que cubre a los difuntos en forma de bola en la parte de la cúspide forma el cráneo y las canillas en su extremo (representando los huesos y/o los 4 rumbos del universo).

Y bueno, sé que suena hasta raro y en el nombre les dará repelus. Pero créanme el pan de muerto mexicano es el mejor y es la antesala de las épocas más significativas y bonitas de todo el año. Si han visto Coco, apuesto que les gusta y hasta les dará ganas de venir a probar una rebanada a México.

***

Soy Jo, mexicana de los pies a la cabeza, viajera irremediable, amante del arte y la cocina. Yo soy tan simple que a veces mantenerse en perfil bajo es lo óptimo, aunque lo salvaje y lo cabra en cristalería no se esconda ni lo medio caníbal.

Crecí en una familia con raíces muy fuertes, empapada de viejas historias y costumbres llenas de cariño, que se reflejan en mi forma de  escribir, sentir y vivir la vida.  Me gusta contar historias, alrededor de una preparación, del amor y de lo que vivo. Escribir y cocinar, creando sensaciones  con belleza y armonía de una forma sencilla y cercana. Actualmente escribo un libro de cocina  con mis recetas y mi fotografía.

Mis pasiones: el paracaidísmo, la cocina y la fotografía, se han unido a mi forma de crear contenido de un modo desenfadado y natural.

La cocina para mí es el arte de lo sencillo. Mi abuela materna cocinera mágica y llena de amor, y mis padres, me heredaron lo mejor de sus raíces, Mexico y España, y siempre el respeto y el cuidado en la preparación de una receta, y el amor con que se entrega parte de nosotros mismos en cada una de las cosas que hacemos.





 

[Ir a la portada de Tachas 490]



 

Comentarios