Es Lo Cotidiano

Aliento

Juan Carlos Mares Páez

 

Para ti Carmen, por los días por venir.

 

 

El dolor nos espera a la vuelta de la vida
de las horas
de las esquinas furtivas del desencanto
de los desencuentros
En cualquier otoño nos golpea
la primavera no siempre es la alegría ocasional
para el canto del gorrión
pero aun así seguimos por las calles
cada vez más angostas de los quereres
del sueño, afortunadamente no tan ocasional de toda esperanza
¿Por qué seguimos aquí, insistiendo?
apostando diariamente al día siguiente
a la siguiente esquirla que nos liquide
para levantarnos, siempre levantarnos
con la mano amiga del que nos mira en el camión de diario
en la llamada que esperamos una tarde de Octubre
y nos dice que la vida sigue
a pesar de los fantasmas diurnos
que deambulan por nuestras calles
Continúa con el beso esperado
por las bocas que pronuncian su ternura
en cualquier plaza, mesa de café
o tras la copa de un buen vino con sabor a mujer;
irremediablemente, qué bueno, tibio y seductor.
Continuamos aquí
a  pesar de la violencia cotidiana
a pesar de las traiciones arropadas por la democracia
Seguimos de pie
agotando la tinta
esperando
siempre esperando
esos instantes en que la sonrisa
de la muerte se aleja temporalmente
esos momentos en que los cuerpos
dibujan la parábola perfecta del amor
y nos dejan el aliento suficiente para continuar
aquí
esperando
siempre esperando
para levantarnos
eternamente levantarnos.

 

Comentarios