Es Lo Cotidiano

Dominio-Dominó: Alberto Castro-Leñero en la UG

José Luis Pescador

Dominio-Dominó: Alberto Castro-Leñero en la UG

Iniciando el año 2014 exhibió parte de su obra Alberto Castro Leñero en las galerías Polivalente y Hermenegildo Bustos de la ciudad de Guanajuato. Intentaremos aquí un acercamiento a su obra en forma de mapeo mental con sus propias palabras, ensayando una forma de acercamiento distinta a la crónica periodística o al ensayo descriptivo.

La mañana del 23 de enero ofreció una charla en el Departamento de Artes Visuales de la UG, donde habla de forma panorámica sobre su obra y las soluciones formales de ésta. Sin que la intención sea hacer una lectura lineal ni retrospectiva de sus series, nos deja ver ciertas claves y elementos formales constantes que dan continuidad y coherencia a su trabajo; con la serie ‘Binario’ abordaba las distintas soluciones de la duplicidad con composiciones geométricas y formas orgánicas. En ese momento las piezas son dípticos entre lo orgánico y lo lineal; la representación de los opuestos, las composiciones toman forma a partir de dibujos hechos intuitivamente para generar una solución plástica y juntarla. El rectángulo remite a la forma humana (una figura de pie) que al hacer dupla con otro forman un cuadrado de dos partes, a veces armónicos y a veces complementarios o bien francamente opuestos. Ahora lo dejamos hablar:

 Luego que trabajé los opuestos, comencé a trabajar en piezas de tres. Esta idea generó la serie que expongo ahora. Comencé con ello a ampliar la serie, juntando aleatoriamente las piezas variables. Lo rojo y verde [en el caso de una pieza en particular] tiene una estructura urbana. Están trabajadas con aguadas transparentes y mucha materia. Toda la obra es muy reiterativa a la hora de ver el resultado. Eso puede ser interesante, pero el planteamiento es el mismo.

En algunas pinturas hay un planteamiento paisajístico de alguna manera. Tiene cierto parentesco con nuestra pintura abstracta, con un movimiento interior de mi parte. La pintura abstracta tiene que ver con el zen, con movimiento corporal o idea de forma. Una forma da la clave para resolver la obra; puedo trabajar una forma en un cuaderno con un lápiz y abordarla luego en la pintura. Podría dibujar un poco en automatismo. En la escultura también uso ese tipo de solución. A veces amplifico las soluciones escultóricas y las traspaso al lienzo. En los grabados el proceso [de trabajo] es diferente, más medido. Me interesa trabajar con un impulso controlado.

La pintura es una forma que está en el espacio. Los formatos [implican ya] una solución formal espacial, lo que hay dentro es otra lectura.

El concepto de los opuestos se amplía. Algunos cuadros de la composición tienen un volumen distinto, sobresalen un tanto del plano pictórico. Variables con formas orgánicas. Tiene peso el uso de materiales texturados. Trata de formar un ritmo en la obra. Algunos formatos tienen fotografías impresas en la tela, como un background compositivo, como otro recurso que usa el artista prolijamente. Muchas de esas imágenes son fotos sacadas por él mismo, algunas elegidas de revistas u otros medios. No forman parte inherente de la composición; a veces el autor las cubre completamente o sólo las deja entrever:

Las fotografías de fondo las uso como elementos formales, ese es el criterio de elección, muchas veces son fotografías que yo tomo, como elementos formales o de periódicos.

Destaca el uso del formato como forma compositiva. Algunos cuadros tienen hasta treinta elementos, según cuenta el autor, mencionando de paso la dificultad de mostrarlos completos, cosa que rara vez sucede, dependiendo del espacio expositivo al que la obra se adapta siempre, integrándolo a la concepción espacial de la propia obra. Relata una anécdota con la Colección Jumex y con un coleccionista, que no vamos a contar aquí.

Vimos algunas piezas de los años 80. La serie Vuelta prohibida son obras

 …de una exposición que hice en esos años con influencia de la obra de [Robert] Rauschenberg y [Francis] Bacon, dejando improntas en el lienzo, la mano, el rostro como una impresión; pintaba mi mano o mi rostro con pintura y lo estampaba en el lienzo.

Vemos imágenes de una serie de músicos y dibujos de un libro

[…] que hice, ‘Crónica de 20 días’, con el poeta y amigo David Huerta. Estas imágenes tienen una lectura lúdica y de broma sobre el momento. En una por ejemplo se ve a [Fernando] Valenzuela, el pitcher mexicano, mascando chicle y explotándole en el rostro, una secuencia [de tres fotografías] que evocaba un tanto la pintura de Bacon…

Alberto Castro Leñero nos mostró fotografías de la serie De los catres, utilizando como soportes catres de dormir donde pueden verse figuras y soluciones pictóricas con influencias (contaría el autor) de Pollock, Kooning, Klein:

[…] Los catres evocan la idea que tengo de lo urbano. Luego vinieron unos sacos con rostros de acrílico pegados en la espalda, y una litografía hecha a partir de un poema de Borges, Doomsday.

Vemos imágenes de su serie Cruces:

Esta serie tiene referencias a la violencia del país en esos momentos. Las técnicas predominantes son temples y encáusticas transparentes.

“Casa Roja” es una una serie de cinco pequeños grabados, todos son muy diferentes entre sí.

Luego Coatlicue, de reciente factura, y La marcha de la muerte, un cuadro

…muy personal. Me interesa el cuadro en sí como una pintura, como percibir qué nos toca interiormente; es mi reacción ante la violencia, [y pictóricamente] está este recurso que uso con una perspectiva creada a través de formas planas superpuestas. Me interesa manejar una ambigüedad en que la obra pueda leerse de diferentes maneras, darle al espectador esa posibilidad.

Había la idea de que el espectador leyera el texto en el espejo colocándose desde ciertos puntos. Al final no funcionó de esa manera.

La escultura Odradec  en bronce hace referencia a  la obra de Franz Kafka sobre un monstruo con ese nombre.

Castro Leñero habló incluso del grupo de murales del metro Taxqueña titulado Elementos: Aliento, Azul, Horizontal, o Elemento Tierra, Fuego, trabajados con cerámicas resistentes, materiales comprados en Dolores Hidalgo.

Trabajamos alrededor de 60 personas. Tuvo que crearse la estructura, luego albañiles hicieron el soporte que recibiría la cerámica. Era un trabajo muy intenso y complejo, de amplia colaboración entre los participantes.

Otro bloque de obras, llamado Redes:

Muchos arquitectos usan este tipo de soluciones geométricas; juego con el juego de palabras ‘red’ con ‘redes’ como las de los pescadores, pero también las de relaciones humanas, la Red (la web) etc. Son cuadros grandes hechos con acrílico. Algunos dibujos [me] funcionan bien y los amplifico, otros cuadros los inició sin boceto previo.

Las esculturas son como la síntesis de los elementos de mis pinturas. Algunos tienen que ver con modelos en madera, la pintura influencia a la escultura y la escultura a la pintura. En la exposición [de la galería Polivalente] hay una propuesta nueva y una variación de esto.

Alguien preguntó cómo sabía cuando una serie terminaba o dónde la daba por terminada. El autor contestó:

24 piezas me cierran un discurso, o al menos tengo esa sensación, quizá sea algo un tanto místico, el tarot por ejemplo tiene 22 piezas para decir todo lo que tiene que decir, de modo similar, a mí me funcionan 25 piezas o así, a veces más, así lo siento. Ésta serie [Dominio-Dominó] se desarrolla en 39 piezas. Sí hay un principio pero no hay un final.

Ya por la noche, la exposición Dominio-Dominó fue abierta al público. La disposición de las obras aprovecha la generosa altura de la galería en su favor, pudiendo mostrar de hecho esa solución compositiva espacial de que hablaba el artista. La muestra tiene una buena cantidad de piezas, y resulta altamente estimulante apreciar in-situ el vibrante uso del color, las texturas y el rico acopio de materiales y formas. Puede leerse como un todo, que justifica incluso literalmente el nombre de la muestra: Dominio-Dominó. Las piezas se despliegan a través de la galería como piezas de dominó, que lo son, con sus puntos blancos y negros. Puede constatarse toda ésta variedad de elementos de que hablamos.

El cuerpo + la violencia o el cuerpo solamente son una constante desde sus inicios. Esa reflexión personal en el conjunto de obras es lo que le da carácter a la obra de Alberto Castro Leñero. Citando su página web:

Alberto define su obra no como un trabajo conceptual que evidencie temas sociales, de crítica; sino como una búsqueda. Actualmente está buscando con su pintura, la forma intuitiva que genere un ritmo poético.

La exposición pudo verse dentro del programa anual de exposiciones de la UG, en las galerías Hermenegildo Bustos y Polivalente.

Comentarios