Es Lo Cotidiano

Cráneo de pájaro

Flor Bosco

Cráneo de pájaro

Después de pelar con navaja y aguja el cráneo de un pájaro, sus bóvedas vacías y labios picudos se entregan mansamente a la creatividad del necrófilo; la flamante desnudez rechaza un nuevo plumaje pero se topa con otros trillados recursos: es coronado, se le engarzan las cuencas o es identidad enigmática de hombres y desvaríos; toda pólvora de sorpresa se humedece en el lugar común, aunque le nazcan raíces desde el cuello o aletas y escamas, sigue siendo ave. Luego el mito lo siembra de arquetipos, el fantasma de Ícaro germina y se posa sobre él hasta que una inesperada relación sucede, hasta que ambiguos sentimientos ajenos y emociones lejanas lo conmocionan. Pero sigue siendo ave y pelecha para volver a predicar sobre sí mismo.

De Objetuario

Comentarios