Buscar
15:42h. Lunes, 25 de Septiembre de 2017

IR DE MUSEOS

Constitución Mexicana 1917-2017: Imágenes y voces en Palacio Nacional

Gabriela Mosqueda

Foto: Tomada de Facebook
Foto: Tomada de Facebook

Hay exposiciones de todo en esta vida: las hay emotivas, intrascendentes, divertidas, dolorosas, provocativas, entrañables. Y tristemente también las hay aburridas como la que se encuentra actualmente en la Galería de Palacio Nacional.

La muestra nos lleva a través de poco más de un siglo de documentación, mucha de ella original –inclusive está el primer manuscrito de la Constitución, y la pluma con la que se firmó- con muchos apoyos fotográficos y de video, con un montaje precioso, perfecto y cuidado, para ayudarnos a comprender la trascendencia de la Constitución consolidada en Querétaro el 5 de febrero de 1917, y que rige nuestro país actualmente.

Los montajes que se hacen en Palacio Nacional suelen estar muy bien. En este caso además cuentan pinturas de época, fotografías revolucionarias, y buenos libros que se pueden consultar y que directamente nos hablarían de la época en la que se gestó la Constitución, como Los relámpagos de agosto de Jorge Ibargüengoitia (por mencionar sólo uno), pero la formalidad con la que se asumen los temas, y su extensión los vuelven demasiado cansados. Es éste el caso de una muestra que era indispensable como conmemoración del centenario de nuestra Carta Magna.

Pese a los grandes esfuerzos coordinados de más de una decena de museos, de acervos universitarios e institucionales y colecciones particulares, pese a la evidente y vasta investigación que guió la muestra, es una exposición árida porque el tema es increíblemente árido. Dicho con frialdad: es la historia de unas leyes de hace 100 años, que en la práctica todos sabemos que no se cumplen en nuestro país y, por lo tanto, no interesan. El tema era ineludible para un recinto como el Palacio Nacional, y lo han hecho bien. Se ve que se le ha dedicado un largo tiempo a consultar cada uno de los documentos, fotografías y pinturas además de haber cuidado todos y cada uno de los detalles del montaje, pero no hay modo de hacer atractiva una constitución centenaria. Creo que hasta los abogados se podrían aburrir.

Por otro lado, una visita a Palacio Nacional nunca está de más. El edificio es bellísimo y hay que ver cuando menos una vez en la vida los murales de Diego Rivera –y los que se encuentran aquí son quizá los más importantes de su obra.

Si la exposición les llama, véanla. Y hagan un amplio uso de los sillones disponibles en casi cada sala de la muestra, porque es muy cansada. Si no les interesa, vean los murales y paseen por el recinto; creo que con eso bastará.

Constitución Mexicana. 1917-2017: Imágenes y voces
09 febrero - 17 septiembre, 2017

PALACIO NACIONAL
Plaza de la Constitución s/n, Centro Histórico
Ciudad de México

Los murales de Diego Rivera en Palacio Nacional

****
Gabriela Mosqueda
(León, Guanajuato, 1986) es licenciada en Comunicación por la Universidad Iberoamericana León con Maestría en Museología y Gestión de Exposiciones por el Instituto Superior de Arte de Madrid, España. Ha colaborado en museos estatales y federales, galerías y colecciones privadas, así como publicaciones de arte y diseño en Guanajuato y la Ciudad de México, donde actualmente vive y trabaja.

[Ir a la portada de Tachas 205]