Buscar
00:19h. Jueves, 14 de Diciembre de 2017

IR DE MUSEOS

Picasso y Rivera, Conversaciones a través del tiempo

Gabriela Mosqueda

Mosqueda, Gabriela - Picasso y Rivera, Conversaciones a través del tiempo (1)
Mosqueda, Gabriela - Picasso y Rivera, Conversaciones a través del tiempo (1)

Una muestra que se esperaba en México desde el inicio de su gestión y su primera estancia en el LACMA (Los Angeles County Museum of Modern Art) es ésta que se encuentra ahora en el Museo del Palacio de Bellas Artes y que nos deja ver las confluencias en la obra de dos artistas prolíficos y trascendentales que llegaron a coincidir en el París de las vanguardias a principios del siglo XX: Diego Rivera y Pablo Picasso.

Mosqueda, Gabriela - Picasso y Rivera, Conversaciones a través del tiempo (3)Antes de los grandes murales, un talentoso artista en ascenso -Diego Rivera- consiguió ser auspiciado por el gobierno del momento para mudarse a Europa y conocer las bases artísticas que posteriormente le servirían para crear sus obras insignia: los murales. En 1914 sus exploraciones lo llevarían a París donde encontraría en Pablo Picasso -ya entonces bastante reconocido, aunque sólo 5 años mayor en edad que Rivera- a un mentor y amigo. El mexicano y el español aprendieron y se alimentaron el uno del otro, y ambos encontraron influencias en las manifestaciones de las grandes culturas antiguas; Rivera en las tallas prehispánicas en piedra, Picasso en los mármoles griegos.

Todo esto se puede ver en la exposición y es un grato aprendizaje. Es obra de una curaduría donde queda de manifiesto con claridad los elementos que ambos adoptaron de las manifestaciones antiguas y los puentes de comunicación que ambos pudieron crear en su momento, aunque después éstos amigos se volverían rivales y su misma rivalidad lograría empujarlos a cada uno hacia los diferentes círculos de importancia hasta los que llegaron. Esta curaduría, dicho sea de paso, es obra del nieto de Diego Rivera e hijo de Rafael Coronel, Juan Coronel, un importantísimo investigador del arte mexicano, quien suele hablar con autoridad -y con razón- de la obra de Rivera.

El montaje, que en el caso del Palacio de Bellas Artes suele ser espectacular, en esta ocasión adolece de un par de cosas: la ruta a seguir, el camino sugerido por el que los visitantes tienden a caminar es bastante poco claro y entonces uno quiere entrar a las salas por las que cree que continúa la exposición y no puede, porque los custodios de las salas lo impiden. "El recorrido continúa en aquella puerta", te señalan en tono un tanto grosero al tiempo que te impiden el paso con su cuerpo y esto pasa en varios puntos a lo largo de la muestra.

Mosqueda, Gabriela - Picasso y Rivera, Conversaciones a través del tiempo (6)

Cuando algo así sucede hay que darse cuenta que no es que gran parte de los visitantes al museo sean necios o torpes, es que el montaje no estuvo bien planeado. El cuerpo y la vista de quien asiste a una exposición tienden hacia un flujo natural y hacia puntos de atención, si éstos no se encuentran, poner a un guardia malencarado difícilmente mejorará el recorrido.

En conjunto la exposición es breve y ligera, la obra presentada es ilustrativa e importante y casi se puede ver el tamaño de los egos de estos artistas que primero fueron amigos y luego terminaron detestándose.

Picasso & Rivera, Conversaciones a través del tiempo
09 junio - 10 septiembre, 2017
MUSEO DEL PALACIO DE BELLAS ARTES
Eje Central esq. Av. Juárez s/n
Centro Histórico, Ciudad de México


 

***
Gabriela Mosqueda
(León, Guanajuato, 1986) es licenciada en Comunicación por la Universidad Iberoamericana León con Maestría en Museología y Gestión de Exposiciones por el Instituto Superior de Arte de Madrid, España. Ha colaborado en museos estatales y federales, galerías y colecciones privadas, así como publicaciones de arte y diseño en Guanajuato y la Ciudad de México, donde actualmente vive y trabaja.

[Ir a la portada de Tachas 213]