Es Lo Cotidiano

IR DE MUSEOS

John Baldessari y Philippe Parreno en el Museo Jumex

Gabriela Mosqueda

John Baldessari y Philippe Parreno en el Museo Jumex, foto Gabriela Mosqueda-65
John Baldessari y Philippe Parreno en el Museo Jumex, foto de Gabriela Mosqueda
John Baldessari y Philippe Parreno en el Museo Jumex

Uno de los museos de más reciente apertura en el panorama cultural de la Ciudad de México es el Museo Jumex, y aunque cada vez se posiciona con mayor relevancia, sus exposiciones tienen la intención de familiarizar a todos con la práctica artística contemporánea. Es por eso que muchos de los artistas que se presentan en sus salas, así como su obra, suelen ser más bien poco conocidos por quien no es un experto en arte contemporáneo, pero esa es finalmente una de las funciones de los museos: difundir y preservar la obra de los artistas. Dependerá de la propia vocación del museo el periodo del tiempo en el que se deban de enfocar.

Dos exposiciones con las que cierra el año el Museo Jumex tienen enfoques y naturalezas diferentes, pero ambas me han producido la misma sensación entrañable: la de tener a la mano información de artistas valiosos que no se presentan en otros espacios.

Aprendiendo a leer con John Baldessari es una muestra dedicada al influyente artista californiano que fuera maestro de una gran cantidad de artistas estadounidenses, cuya principal materia son dos diferentes elementos: la imagen y la lengua, además del modo en el que se encuentran, conspiran y juegan.  Es una obra con un gran sentido del humor que -como casi todo lo humorístico- esconde debajo de la sonrisa verdades importantes sobre el tema del que se ríe.

En la exposición se puede encontrar obra que abarca pintura, fotomontajes, videos, esculturas y el repaso de casi 50 años de trabajo de Baldessari, que sigue vivo y produciendo.

Philippe Parreno, la levadura y el anfitrión es una exposición con un carácter y contexto diferente. Hijo de la generación europea de artistas de los años 90, Parreno trabaja en colaboración con varios creadores para crear un espacio y experiencia de exposición en la que el visitante no es únicamente un espectador, sino que su presencia modifica las reacciones de los elementos en la muestra, en este caso a través de un biorreactor enlazado a levaduras, cuya reacción con el entorno (luz, calor, humedad) activa videos, sensores de luz, una marquesina y una selección musical. Puesto así suena extrañísimo, pero la experiencia dentro de la exposición es compleja y sorprendentemente introspectiva.

De ambas exposiciones me quedó una sensación muy grata. Hay que visitarlas con apertura y buen ánimo.

Aprendiendo a leer con John Baldessari
11 noviembre 2017 - 08 abril 2018

Philippe Parreno: La levadura y el anfitrión
26 octubre 2017 - 11 febrero 2018

MUSEO JUMEX
Col. Granada. Ciudad de México

***
Gabriela Mosqueda
(León, Guanajuato, 1986) es licenciada en Comunicación por la Universidad Iberoamericana León con Maestría en Museología y Gestión de Exposiciones por el Instituto Superior de Arte de Madrid, España. Ha colaborado en museos estatales y federales, galerías y colecciones privadas, así como publicaciones de arte, diseño y cultura en Guanajuato y la Ciudad de México, donde actualmente vive y trabaja.

[Ir a la portada de Tachas 237]

Comentarios