Es lo Cotidiano

Se nos acaba uno pero tenemos otro

Se nos acaba uno pero tenemos otro

Pretextos aparte, este Tachas 290 se congratula porque el pretexto del fin de año ha convocado una poderosa carga de contenidos y eso, como diría el clásico vuelto comercial -o al revés-, no tiene precio.

Joserra Ortiz inicia con Nueve de octubre (San Dionisio), Néstor Pompeyo Granja J. narra la Muerte y entierro de la mujer de Pablo Otaola y Gabriela Lemus Ruiz vuelve a éstas, sus páginas, para insistir en que No hay lugar como el hogar.

Imposibilitados para resistirse a los recuentos, Mónica Alcaraz declara 2018, un año de transformación y Bernardo Monroy enumera sus Diez libros de 2018.

Chema Rosas, prudente y tan atemporal como se puede en estos días, diserta De villancicos.

José Luis Justes Amador, acorde con aquella cita del clásico Héctor Lavoe -Todo tiene su final-,  concluye con el año su serie semanal sobre Fumadores, aportando como entrega LII y epílogo el poema Tabaquería, del gran Fernando Pessoa en su heterónimo Álvaro de Campos.

Javier Morales i García llega a la entrega XVI de Videodrome sobre todo un universo de películas perdidas en cintas de video, pero no para la memoria.

La poesía es de Emma Lazarus -Edad y muerte- y Leonardo Biente -8 a 9.

Fernando Cuevas avanza en su recuento sobre Películas centenarias (1918): El fin de la guerra y Jaime Panqueva propone, a propósito no de onomásticos sino de hechos y expectativas, leer Verdugos, de Ana Lilia Pérez.

¿Salud?

[Ir a la portada de Tachas 290]

Comentarios