Es lo Cotidiano

Videodrome [XXXVI]

Javier Morales i García

 

Clipboard02
You Belong To Me (1941) de Wesley Ruggles
Videodrome [XXXVI]

Febrero de 2008

Hace unos meses tiré a la basura toda mi colección de películas en cintas de video.

Hacía ya años que no tenía un video que funcionaba, pero de esa manera romántica seguía guardando las cintas en casa. No sé, tal vez, algún día, las nuevas tecnologías me brindasen la oportunidad de pasarlas a CD, pero por otro lado, una mezcla de pereza y odio a las nuevas formas me decía que no. Aquello no hubiera sido un final justo para mis películas en cintas de video... Así que, un buen día, reuní las fuerzas, las ganas y el tiempo suficiente, y estuve varias tardes metiendo las cintas en bolsas negras de basura y embalándolas lo mejor que pude.

Resistiéndome a que esos geniales artefactos pasaran a la historia del todo, apunté los títulos de la Colección de La Vieja Ola de Películas en Versión Original (como tiene que ser) en una libreta pequeña... y pensé: "de aquí sale algo". Lo que salió es este invento llamado VIDEODROME... En sucesivas partes, iré escribiendo algún detalle de cada película que tenía grabada en esas cintas de video que acabaron en la basura. Sin duda, ya forman parte de mi vida y, a pesar del hecho en sí, nunca las voy a olvidar... Cinéfilos y Mitómanos...

Across the Wide Missouri (1951) de William A. Welman

"Nunca la he visto y nunca la veré".

Esta es la frase que dijo el director de la película cuando fue entrevistado por Cahiers Du Cinéma. El Salvaje Bill, que empezó en el cine desde abajo, aunque lo que él quería era estar arriba en las nubes, pilotando aviones. Uno de los grandes pioneros, en todos los sentidos, del viejo Hollywood dorado. Ese fue Wellman. Punto y aparte.

Lo cierto es que, tras rodar esta película, una vez más, los productores decidieron que no era lo que buscaban y decidieron ponerle una voz en off y hacer la típica masacre en el montaje, por eso la frase del cineasta. ¿Cuántas veces habrá pasado esto en las carreras de los directores? El dinero mandando en el arte visto como diversión. El poco respeto al talento y al trabajo de los que saben su trabajo porque han crecido con él. Esta es una película que se me quedo clavada en mis ojos infantiles desde la primera vez que la vi... La historia de unos tramperos y cazadores de castores en las tierras vírgenes de Montana e Idaho.

Los tremendos paisajes naturales, su día a día, la relación con los indios (en este caso, los Pies Negros y los Nez Perce), realismo y atención al detalle, aventura y humor a partes iguales, cine de las 4 de la tarde y los sueños.

Cualquier película con Clark Gable vale la pena ser vista, y más si está acompañado de actores como Adolphe Menjou, John Hodiak, J. Carroll Naish, Jack Holt, Alan Napier, George Chandler, Richard Anderson, Bobby Barber, Maurice Brierre, Tim Carey... y, por supuesto, la bella María Elena Marqués.

Hay una escena que se me quedó grabada por encima de todas las escenas gloriosas. Y es aquella en donde un risueño Clark Gable toca ese extraño instrumento que nunca he sabido muy bien cómo se llama, pero que era típico del Oeste Norteamericano, y cantando aquello de...

Skip, skip, skip to my Lou,
Skip, skip, skip to my Lou,
Skip, skip, skip to my Lou,
Skip to my Lou, my darlin'.

una tonadilla que los escoceses llevaron a la última frontera. Sólo por esa escena, la película merece ser vista,

You Belong To Me (1941) de Wesley Ruggles

Una comedia un punto extraña con una pareja fantástica: Barbara Stanwyck y Henry Fonda

dándole vida a un guion de Dalton Trumbo y Claude Binyon. Lo que más recuerdo son las escenas del encuentro en la nieve entre las dos estrellas, después se casarán y se odiarán y se volverán a querer y llegara el The End. ¿Qué más se puede pedir?

Estupenda música de Frederick Hollander, fotografía de Joe Walker, vestuario alucinante de Edith Head, direccion artística de Lionel Banks y montaje chispeante de Viola Lawrence. En España se llamó Me Perteneces, y supongo que eso se lo diría Barbara a Henry, o cuando las mujeres eran inteligentes en el cine y los hombres eran unos guiñapos. Claro, que muchos pensaran que esto sigue siendo así... Pero en La Vieja Ola se cree más en los seres humanos, con sus cosas negativas y positivas, que en la llamada Guerra de Sexos... ¿A quién se le habrá ocurrido juntar esas tres palabras?

Pero claro, Wesley Ruggles, gran veterano de Hollywood, no es Preston Sturges, y eso se nota en esta película que se deja ver agradablemente, sin más.

Como muchas veces en este tipo de comedias, lo mejor son los secundarios que acompañan a la pareja: Edgar Buchanan, Ruth Connolly, Roger Clark, Melville Cooper, Harold Waldridge, Ralph Peters, Maude Eburn, Renie Riano, Ellen Lowe, Mary Treen, Gordon Jones, Fritz Feld, Paul Harvey, Lloyd Bridges, Barbara Brown, Georgia Backus...




 

***
Javier Morales i García
(Tenerife, España) es editor del fanzine Ecos de Sociedad, la publicación mod más longeva en Europa. Desde inicios de los 80, escribe, reseña y edita; hoy, Ecos puede leerse aquí. Es obseso de la música y el cine.

[Ir a la portada de Tachas 312]

Comentarios