sábado. 21.05.2022
El Tiempo
Es Lo Cotidiano

GUÍA DE LECTURA

Tachas 392 • La ciudad del sol, de Tommaso di Campanella • Jaime Panqueva

Jaime Panqueva

La ciudad del sol, de Tommaso di Campanella 1
La ciudad del sol, de Tommaso di Campanella
Tachas 392 • La ciudad del sol, de Tommaso di Campanella • Jaime Panqueva


Durante los 27 años que estuvo preso en Nápoles, Tommaso de Campanella siguió dedicado al estudio y a la escritura de poemas y obras en muy diversas materias como astrología, metafísica, política y teología. Temperamental y de carácter impetuoso, antes del terrible proceso que desembocaría en su larga prisión había sufrido cuatro más acusado de herejía, brujería, disputar asuntos de la fe con judaizantes, posesión de libros prohibidos, entre otras lindezas.

A su insaciable curiosidad y sus ideas políticas se añadía una convicción personal: la de ser un enviado divino para promover la unión en un mundo dividido por las discordias intelectuales. Bajo la divisa personal “Prompter Sion non tacebo”, por amor a Sión no debo callar, se implicó en una revuelta de su natal Calabria contra el yugo del imperio español. Motivo del último proceso donde buscó evadir la hoguera inquisitorial fingiéndose loco. Aquí incluyo mi traducción del italiano sobre el fin de su proceso: Los jueces, dudosos, lo sometieron el 18 de julio, durante una hora, a la tortura de la soga para hacerle confesar el simulacro, pero él se resistió respondiendo preguntas cantando o diciendo tonterías. La aceptación por parte de los jueces de la locura tuvo lugar los días 4 y 5 de junio de 1601, durante una terrible sesión de tortura denominada "la vigilia", que consistió en 40 horas de alternancia de cuerda con caballete, con tres breves interrupciones. La resistencia moral y física de Campanella le permitió pasar la prueba, aunque permaneció entre la vida y la muerte durante seis meses.

La prisión a perpetuidad le permitiría mantener correspondencia y publicar, por ejemplo, una defensa de Galileo Galilei, además de redactar su obra más famosa, una utopía llamada, La ciudad del sol, donde expresa su pensamiento político por medio de una teocracia igualitaria y comunista que suprime el egoísmo humano para lograr la paz y la unidad bajo reyes-sacerdotes llamados, Poder, Sabiduría y Amor.

Su amistad intelectual con quien sería después el papa Urbano VIII, permite que su pena sea conmutada, y ante los cambios en el poder, Campanella termina su vida como consentido del Cardenal Richelieu en la corte de Luis XIII. Su última obra es una elegía por el nacimiento de quien se convertiría años después en Luis XIV.

La Serie -Topías del Fondo de Cultura Económica publicó hace unos años, en una edición elegante, bien comentada e ilustrada La imaginaria ciudad del sol (idea de una república filosófica), así como varios títulos más de textos que condensan el deseo de sus autores por un humanidad ideal y libre de defectos, las cuales, a su vez, han guiado las expectativas de lectores y ciudadanos a lo largo de la historia en todo el mundo.

 

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

 


[Ir a la portada de Tachas 392]

Comentarios