Es Lo Cotidiano

GUÍA DE LECTURA

Guía de lectura • ‘1851’ de Octavio Escobar Giraldo • Jaime Panqueva

Jaime Panqueva

1851 de Octavio Escobar Giraldo
‘1851’ de Octavio Escobar Giraldo
Guía de lectura • ‘1851’ de Octavio Escobar Giraldo • Jaime Panqueva

Creo que muy pocos colombianos podrían contar con cierta precisión algún acontecimiento sucedido en la historia nacional durante el año de 1851. Las grandes gestas, o por lo menos las más conocidas por quienes tuvieron clases de historia en la escuela, se acumulan hacia el principio o el final del siglo XIX, léanse las guerras de independencia y la regeneración que desembocó en la guerra de los Mil Días, respectivamente. Lo que sucedió en el intermedio, las guerras entre caudillos y las luchas donde se fueron forjando los partidos liberal y conservador con sus diversas variantes de ministeriales y progresistas, o gólgotas y draconianos, entre otros, son poco visitadas o se veían a vuelo de pájaro en los programas escolares. De allí que me atrajera este título de Octavio Escobar Giraldo, más cuando he comentado en este espacio sus trabajos en cuento De música ligera, Hotel en Shangri-La y la novela Mar de leva.

Editado en 2016 por Ediciones desde abajo, es una novela deliciosa para viajar a los tiempos de la colonización antioqueña entre las cumbres de las montañas que arropan poblaciones como Salamina, Neira, Sonsón, Abejorral, o ha hecho famosas a Medellín y a Manizales. Escobar despliega su capacidad para escribir diálogos memorables con personajes que se desplazan a lomo de mula por caminos amenazados por la naturaleza y los asaltantes, así como se ven envueltos en los pleitos por la tenencia de la tierra o las luchas entre caudillos federalistas o centralistas. La historia del amor imposible de Juan Escobar discurre entre sus andanzas buscando minas de oro y el reencuentro con un padre anónimo que anima la parte final de una novela que se autodeclara por entregas y que no ahorra recursos para cuestionar la historia oficial o insertar comentarios deliberadamente anacrónicos. 1851 brinda un divertido viaje a las pasiones de una época y las entremezcla con las dificultades y puntos de vista de este siglo, para deleite de cualquier lector en cualquier latitud.

Antes de cerrar, me gustaría transcribir tres frases que la edición incluye en la página legal y en su colofón y que también aluden a la esencia de la novela, así como a las intenciones de su impresor. “El conocimiento es un bien de la humanidad. Todos los seres humanos deben acceder al saber. Cultivarlo es responsabilidad de todos.” No podríamos estar más de acuerdo.

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

[Ir a la portada de Tachas 419]

Comentarios