Es Lo Cotidiano

DISFRUTES COTIDIANOS

Tachas 462 • Jesús y el cristianismo (libros para acompañar estos días) • Fernando Cuevas

Fernando Cuevas

La historia más bella de Dios. ¿Quién es el Dios de la Biblia? (1997; Anagrama, 1998)
La historia más bella de Dios. ¿Quién es el Dios de la Biblia? (1997; Anagrama, 1998)
Tachas 462 • Jesús y el cristianismo (libros para acompañar estos días) • Fernando Cuevas


El teólogo y sacerdote suizo Hans Küng (1928-2021), una de las mentes más brillantes en temas vinculados con la espiritualidad, reflexionó sobre Jesús (2012; Trotta, 2014) desde una mirada humana, retomando a sus discípulos y el contexto sociopolítico y religioso en el que vivió: un análisis apoyado en la exégesis bíblica y realizado a nivel de piso para entender a esta figura excepcional. Sobre el cristianismo (Planeta, 2000), texto del filósofo español Julián Marías (1914-2005), repasa temas torales para la iglesia católica como el sacerdocio, claramente en crisis; el matrimonio y sus reconfiguraciones; el aborto, los vínculos con el islamismo y el papado como institución, así como el ateísmo.

Lleno de erudición poética y diversidad en los puntos de vista, La historia más bella de Dios. ¿Quién es el Dios de la Biblia? (1997; Anagrama, 1998), es un volumen que reúne las respuestas de Jean Bottéro, especialista en civilizaciones antiguas, particularmente de Mesopotamia; del rabino y filósofo Marc-Alain Ouakin y del teólogo católico Joseph Moingt, reflexionando acerca del origen de las ideas del monoteísmo y de cómo se ha ido evolucionando en el pensamiento sobre el judaísmo y el cristianismo: una reunión secular, de amplitud de miras que termina por ser didácticamente reveladora. En tanto, Miguel de Unamuno escribió un prolongado y sentido poema titulado El Cristo de Velásquez (1920), con base en las impresiones del famoso cuadro de su compatriota, mientras que Jorge Luis Borges plasmó la soledad absoluta en Cristo en la cruz, incluido en Los conjurados (1985), su último libro.

En Por qué soy cristiano (Anagrama, 2005), el pensador español Juan Antonio Marina responde a la pregunta del título que tiene una relevancia particular en el mundo del siglo XXI, dadas las confusiones generalizadas y las relaciones complejas entre las verdades universales y las privadas, como las llama él, dentro de las cuales está la religión; el Nobel Bertrand Russell (1872-1970) escribió la contraria: Por qué no soy cristiano y otros ensayos (1899-1954; Edhasa, 1999), enfocado en la crítica al sistema religioso imperante, particularmente su moral en torno al sexo, y la explicación de su agnosticismo. En El Jesús de la historia: vida de un campesino judío (Crítica, 2000), el profesor estadounidense John D. Crossan plantea, a partir de fuentes diversas, el entorno de dominación de los romanos y cómo este hombre se convirtió en un rebelde preocupado por su gente y por los más necesitados.

Está también la monumental obra de consulta que sobre el tema ha desarrollado John P. Meier, sacerdote estadounidense, titulada Un judío marginal: nueva visión sobre el Jesús histórico que se integra por cinco volúmenes editados por Verbo Divino: Las raíces del problema y de la persona (1997), Juan y Jesús: el reino de Dios (1997), Los milagros (2010), Compañeros y competidores (2012) y Ley y amor (2010): se trata de un estudio profundo que busca incorporar una mirada científica desde el campo de la Historia para revisar el origen familiar de Jesús hasta su preponderante presencia en la sociedad de su tiempo y, desde luego, en la nuestra. Desde este ángulo que busca entender el pasado y sus circunstancias, los teólogos protestantes alemanes Gerd Theissen y Annette Mertz publicaron El Jesús histórico (1996; Sígueme, 1999, disponible en PDF), utilizando fuentes tanto cristianas como laicas y recorriendo con puntualidad la prédica y la pasión del nazareno.

La figura de Jesús ha sido retomada por algunos novelistas sobre todo desde una perspectiva más terrenal, para presentarlo como un hombre don dudas, virtudes y defectos: ahí está el autor griego Niklos Kazantzakis (1883-1957) que escribió La última tentación de Cristo (1953), brillante y controversial relato centrado en la posibilidad de ser un hombre común y que sirvió de base para la obra maestra del cine que nos regaló Martin Scorsese; el Nobel portugués José Saramago, por su parte, propuso El evangelio según Jesucristo (1991; Alfaguara, 1998), también apelando a la dimensión terrenal y de lucha social, y el mexicano Vicente Leñero (1933-2014) adaptó la vida de Cristo al México de los pobres en El evangelio de Lucas Gavilán (1979), con todo el ingenio que caracterizaba al autor tapatío. Y claro, está El gran inquisidor (1880) relato de Fiódor Dostoyevski que confronta a Jesús con la nefasta inquisición española.

[Ir a la portada de Tachas 462]

Comentarios