Es Lo Cotidiano

POESÍA

Tachas 493 • Réquiem • Patricia Becerra Martínez

Réquiem
Réquiem
Tachas 493 • Réquiem • Patricia Becerra Martínez




I
Líbrame Señor de todo mar
de esta tormenta que me inunda
¿qué no ves que escasea
              la lluvia en la ciudad?

Haz llover con mis aguas
sobre este desierto de calles
inúndalos, deja de anegarme
deja de gotear eternamente
este cuerpo en que habito.

Líbrame Señor de todo mar
de esta agua que recorre tiempo
tras tiempo y no se detiene.

II
Horas como días
en que la ciudad no llueve.
Diluvió por última vez aquella tarde
que duró seis mil seiscientos setenta
y nueve horas con cuatrocientos mil
doscientos veinte minutos.
El tiempo se cuenta a gotas.

III
Como todos los sábados, mi madre
lavaba la ropa sin importar la lluvia
como si esto fuera parte del proceso
de purificación de las prendas.

Mi padre, cruzado de piernas
la observaba desde la cocina
sacaba un cigarrillo y era humo
y era la imagen de su mujer transitando
el viento o el tiempo sin detenerse.

Por la ventana llovía la tarde
yo sostenía la mano de mi padre muerto
mi madre, como todos los sábados
sin importarle la ropa, lavaba la lluvia.


IV

Mi madre decidió consolar
su ausencia con pájaros
le vi un día esconderse en el patio
tomó una manta y la arrojó al vacío:
¡Es tu padre que ha venido a visitarme!

Entre los barrotes de sus dedos ella enjaulaba un ave
De tan diminuto tamaño que yo no podía verle,
El pajarito no canta, decía,
cada vez que ella le habla cariñosamente
por los espacios de sus manos.

 De pronto ya no estuvo, le buscó por cada línea de sus brazos
En el anillo de bodas, en el huerto al regar las plantas, entre la hierbabuena y la corona de cristo que le habían regalado al casarse.

Tu padre se ha ido

La casa es una jaula de eternas aves que cantan
su ausencia tiene muchos ruidos y un silencio interminable




 

***
Patricia Becerra Martínez (1986). Estudió la Licenciatura en Humanidades con orientación en Antropología y Cultura. Forma parte de los talleres literarios del Centro Cultural Manuel González Serrano.



[Ir a la portada de Tachas 493]

Comentarios