viernes. 24.05.2024
El Tiempo
Es lo Cotidiano

GUÍA DE LECTURA

Guía de lectura • Sobre el mal, de Terry Eagleton  • Jaime Panqueva

Jaime Panqueva

Sobre el mal, de Terry Eagleton
Sobre el mal, de Terry Eagleton
Guía de lectura • Sobre el mal, de Terry Eagleton  • Jaime Panqueva



Miembro de la Academia Británica, Terry Eagleton es un reconocido crítico y teórico literario que ha combinado los estudios culturales con su campo de especialidad. Sobre el mal (Ariel, 2019) es una buena muestra de su capacidad para criticar nuestra era a través de las visiones del mal que atraviesan autores destacados de lengua inglesa —Shakespeare, Goldwin, Greene, Lawrence– o alemana —Goethe y Mann–, con el pensamiento filosófico occidental desde Sócrates hasta Sartre, por sólo mencionar algunos.

A lo largo de tres ensayos, Ficciones del mal, Placer obsceno y Los consuelos de Job, desentraña las complejidades del mal, sus facetas y contradicciones, las dificultades que entraña asirlo y definirlo, entre otras razones, porque éste no tiene (o no parece tener) propósito práctico alguno. El mal es el sinsentido supremo. Algo tan rutinario como sería un propósito o un fin empañaría su pureza letal. Además, el mal muchas veces es visto como algo sobrenatural, imposible de extirpar y, a razón de su ausencia de fin práctico, de explicarse.

Con formidable lucidez y un excelente sentido del humor, Eagleton sabe poner el dedo en la llaga: la idea de que el mal tiene glamour es uno de los grandes errores morales de la era moderna… La fascinación de las artes y el entrenimiento light por el mal tiene, según el autor, un punto de partida claro: Desde el momento en que la clase media se apodera de la virtud, hasta el vicio nos parece atractivo. Desde el momento en que los propagandistas puritanos y los emprendedores evangélicos redefinen la virtud y la equiparan con el ahorro, la prudencia, la castidad, la abstinencia, la sobriedad, la mansedumbre, la frugalidad, la obediencia y la autodisciplina, es fácil entender por qué el mal pasa a ser visto como una opción más excitante.

Así, de la trasgresión de una sociedad en apariencia virtuosa se ha pasado a una trasgresión que se ha ido diluyendo de igual forma que sus referentes. Y esa misma banalidad y futilidad posmoderna es el caldo de cultivo perfecto, pues el mal es ignorante, cursi y banal. Tiene esa pomposidad ridícula del payaso que pretende ser emperador.

Sobre el mal de Eagleton nos brinda una lúcida perspectiva desde la literatura y la sociedad sobre una de las grandes preguntas del ser humano, pues en los estadios actuales de desarrollo tecnológico, ceder ante la tentación absoluta del no-ser, del impulso de muerte que engendra el mal, puede significar —y lo estamos experimentando– la aniquilación total como especie.

 

Comentarios a mi correo electrónico: [email protected]

[Ir a la portada de Tachas 403]