domingo. 21.04.2024
El Tiempo
Es lo Cotidiano

DISFRUTES COTIDIANOS

Tachas 560 • Visitas musicales desde el deshielo y el feminismo • Fernando Cuevas

Fernando Cuevas

Oniromancie (2023)
Oniromancie (2023)
Tachas 560 • Visitas musicales desde el deshielo y el feminismo • Fernando Cuevas

Una cantautora canadiense y un grupo ruso andan por estos rumbos para traer cierta frescura ante un calor que ya empieza a instalarse a sus anchas. Además, unas veteranas feministas están reunidas de nuevo para recordarnos sus batallas.

Laurence-Anne: apareciendo en el país de los sueños

Deslizándose por un tejido espectral que se conecta con texturas electrónicas y pasajes cercanos al dream pop y al llamado coldwave, según se ha señalado, por su rítmica directa y por momentos cargada de cierta gelidez sonora, rodeada de atmósferas brumosas, la quebequés Laurence-Ann, con claras influencias de Cocteau Twins y Mazzy Star, empezó a darse a conocer en Montreal para dar el salto con Première apparition (2019), álbum debut que le representó una pronta atención con canciones de atrayente confección sintética como Instant zéro, con todo y su estética noventera, además de piezas que parecen disolverse en el aire, contrastando con otras que se asientan en terreno firme. 

Siguió con el EP Accident (2020), integrado por tres piezas de carácter geométrico con las dos caras posibles, entre la venganza y el percance, con pajarillos al filo de algún dinámico acento latino y rockero, según amerite el momento de la eventualidad. Musivision (2021), su segundo largo, con Indigo y Tempête como ejemplos de crecimiento en el enfoque compositivo, se escucha más contenido, elaborado con instrumentaciones detalladas y funcionando, según se menciona en su página, como un conjunto de cartas escritas a un examante, con todo y la susurrante Pájaros, su primer lance en español.

De tonalidades más oscuras y etéreas, Oniromancie (2023) mostró una mayor asunción y al mismo tiempo ampliación de fuentes, transitando por parajes oníricos que incrementan la búsqueda de rutas sonoras que pasan por una especie de inconsciente que intenta adivinar futuros y motivos, desde la abridora Fantôme hasta Vitesse, la canción con la que cierra el disco y que juega con las velocidades; entre tanto, nos da cortésmente los buenos días con todo y enigmáticas flores, para de ahí empezarnos a envolver con sus cánticos de sirena que destapan orejas y abren circuitos por los que transcurre una electrónica nebulosa que nos lleva a visualizar una supernova. 

Estos días anda por la CDMX, Guadalajara, Aguascalientes y Querétaro.

Motorama: Desafiando la guerra fría

Parte de un movimiento de rock ruso en diversas vertientes, con algunos cantando en inglés y otros en su idioma, tales como Human TetrisUtroBrandenburg y Увула, por mencionar algunos, Motorama surgió en Rostov del Don con una notoria influencia de Kraftwerk y Joy Division, así como del resurgimiento del postpunk de principios del siglo XXI con bandas como Interpol, The Walkmen y Editors, compartiendo también estilo con otros grupos como los italianos de Soviet Soviet. Después de varios cambios de alineación, ahora andan en formato de trío con el fundador Vladislav Parshin, Irene Parshina y la batería de Mikhail Nikulin que los acompaña en las giras. Como para abrir boca, se presentaron con los animalescos EP's Horse (2008) y Bear (2009).

Entregaron Alps (2010), su primer largo, en el que se incluyó Ghost, la canción titular y donde evolucionaron las bases de su propuesta, con esa guitarra en tinieblas, de pronto saltarina, y la vocal de gravedad distintiva que confluye con ciertos atisbos de luminosidad, como los que se advierten en el fluido y emotivo Calendar (2012) desde la inicial Image, abriendo un melódico trayecto con dirección al sur y de cierto aire nostálgico, justo hasta que se encuentran los brazos amados y se deposita una rosa en el florero bañado de una luz blanca: imposible navegar por el mismo río dos veces. Poverty (2015) continuó la vertiente del postpunk ahora con ligeras inclinaciones dreampop como se desliza en la atemperada Heavy Wave, en la elocuencia de Red Drop y en la azarosa Lottery y sus afortunadas líneas de bajo.

Con el conversacional Dialogues (2016) abrieron un poco más la ventana para dejar pasar la luz y escuchar Hard Times y I See You, para llevar el nivel de la plática hasta las nubes y terminar a tu lado. Ya en pleno manejo de su estilo y entendiendo sus referencias, no obstante los cambios de alineación, produjeron Many Nights (2018) uno de sus trabajos más logrados con Second PartYou & the Others y No More Time como cortes indicativos, además de la contrastante Homewards; continuaron con el breve Before the Road (2021), incidiendo en la ruta del new wave y conformado por siete piezas, cual cartas de navegación en busca de la estrella polar, y el también conciso Sleep, And I Will Sing (2023), con la efusiva Two Sunny Days, la afirmativa And, Yes y Next to Me, de completa placidez para entrar al mundo de los sueños y, ahora así, esperar a que nos canten.

Visitantes frecuentes, se presentan en Mérida, la CDMX y Guadalajara.

Feminismo punketo

Con la furia del punk como vehículo de expresión para esparcir un intenso mensaje feminista, las estudiantes Kathleen Hanna, Tobi Vail y Katho Wilcox publicaron en su escuela un panfleto a finales de los ochenta en Olympia, Washington, del cual derivó la idea de formar un grupo al que se integró el guitarrista Billy Karren (también conocido como Billy Boredom. Tanto el impreso como la banda fueron bautizadas como Bikini Kill, en referencia al filme The Million Eyes of Sumuru (Shonteff, 1967) y las presentaciones se empezaron a convertir en un espacio para que las mujeres se posicionaran y posesionaran de pista y micrófono para lanzar consignas contra la desigualdad y el abuso.

En 1991 publicaron un casete titulado enfáticamente Revolution Girl Style Now que derivó en un EP, producido con la ayuda de Ian Mackaye, miembro de Fugazi y Minor Threat, así como cofundador de Dischord Records. Al siguiente año, publicaron Yeah, Yeah, Yeah, Yeah junto con los británicos de Huggy Bear, incluyendo una gira en Inglaterra: el movimiento riot grrl, así nombrado por Tobi Vail, se instalaba con fuerza en la escena musical con himnos tipo la convocante Double Dare Ya para exigir el respeto a los derechos y ampliada por grupos notables como Sleater-Kinney, y se vinculaba con la tercera ola del feminismo, incorporando enfoques como la interseccionalidad, el ecologismo y el transfeminismo, entre otros.

La colaboración con Joan Jett, referente de la banda como otras grandes figuras entre las que se encontraban Patti Smith, The Slits, Kim Gordon (Sonic Youth), Poly Styrene (X-Ray Spex), Kim Deal (Pixies) y L7, dejó el sencillo New Radio/Rebel Girl, presentaron Pussy Whipped (1994), álbum vuelto clásico del punk femenino en el que Hanna vocaliza con la furia esperada mientras el bajo de Wilcox y la batería de Vail mantienen las breves e intensas explosiones rítmicas que sostienen los obuses guitarreros de Karren: Rebel Girl se volvió un manifiesto incluyente; Sugar, una crítica al machismo en el sexo; Star Fish, contra el uso y abuso que se hace de las mujeres y su capacidad de regeneración y Tammy Rae, única canción que rebasa los tres minutos, nos da un momento final de respiro entre la magma hardcore. 

Continuaron con Reject All American (1996), que se convertiría en su disco final, justo cuando estaban en su mejor momento creativo con la fiereza intacta y sus dotes compositivas más afiladas, como se deduce de Capri PantsFalse Start y R. I. P. Tras su separación, Vail, Wilcox y Karren formaron The Frumpies, en tanto Hanna trabajó en solitario, conformó los proyectos Le Tigre en 1999 y Julie Ruin, junto con Wilcox en el 2010, nombrado igual que su disco de 1998, además de fundar el sello Bikini Kill Records; su trayectoria fue motivo del documental The Punk Singer (Anderson, 2013). En el 2017 se reunieron para interpretar una canción en la presentación del libro de Jenn Pelly sobre The Raincoats y de ahí empezaron a dar conciertos como el que nos espera este domingo 3 en la CDMX.

 

[Ir a la portada de Tachas 560]