Es lo Cotidiano

POESÍA

Tachas 573 • Fantasmitas • Mariano Blatt

Imagen generada con Adobe FireFly
Imagen generada con Adobe FireFly
Tachas 573 • Fantasmitas • Mariano Blatt




Va Mario Bros caminando con Dr. PacMan
por la famosa calle de la realidad
y vos sentado en una silla escuchando todo lo que tenés que
          hacer.
Tenés
por ejemplo que escribir poemas centrados
para que con ellos los chicos puedan construir
caños de cobre que esa misma tarde
en esa misma calle de la realidad
pero un poco más al costado
colocan en la plaza y se la pasan
haciendo pruebas muy difíciles pero a la vez muy bonitas
como el flip slide caño caño
o el doble triki sin remera
que consiste básicamente en lustrar los caños de cobre
con la panza de la tabla
(y hacerlo sin remera).
Esos caños de cobre lustrados
fueron hechos con la misma fibra con la que escribiste
poemas centrados. Tenés que escribir
además
poemas corridos.
Estos servirán para abastecer
la gran red de energía eléctrica
que está al servicio de la ya famosa realidad.
El proceso es así:
agarran tus poemas corridos
dicen esto está mal
esto está bien
esto no rima
esto no está pero lo veo igual
(fantasmitas).
Una vez que ya se sabe todo esto
pasan el poema por una maquinita
(es la misma maquinita
con la que los chicos hicieron los caños de cobre
solo que usada para el otro lado).
Entonces de ahí sale energía que se pasa al cableado
y así se iluminan las ciudades.
La iluminación de las ciudades es una cosa importante
aunque no lo parezca. A mí, personalmente
me gustan las luces rojas
las verdes, las amarillas. Me gustan las luces de mi cabeza
cuando están prendidas o cuando están apagadas.
Me gustan las luces con efectos
me gustan los chicos con defectos
y me gusta que vaya Mario Bros caminando con Dr. PacMan
por la famosa calle de la realidad.
No me gusta, en cambio
tener que escribir poemas torcidos.
Pero los poemas torcidos
son los que se usan para volver a la corriente. La técnica es así.
Como sabíamos uno se venía cayendo de la famosa calle de
         la realidad,
porque esa es una calle resbalosa
además de angosta. Y como sabíamos
hay mucha gente caminando por la famosa, angosta y resbalosa
calle de la realidad. O sea que es casi imposible
no caerse. Pero como sabíamos
vos tenías que escribir poemas torcidos
que para que se los figuren
son como unas cañas de pescar, sólo que torcidas. Y para
        que se lo figuren
si vos sacás tu caña de pescar y tirás el anzuelo para la calle
        de la realidad
como la caña está torcida, inmediatamente se te traba en un
         arbolito.
Es el arbolito que te trae a la realidad.
Abracemos al arbolito.
Ahora sentémonos un rato a la sombra del arbolito.
Y veamos
si queremos
como los chicos hacen pruebas cada día más hermosas
como el viento mueve las hojas del arbolito
como tu chico se saca la remera porque tiene calor
y porque tiene lindo cuerpo.
Y como el mundo sigue dando vueltas
un día es de día al otro día es de noche.
La gente que hoy conocés mañana ya no la conocés
los problemas se hacen chiquitos
las civilizaciones se van
y tu chico tiene lindo cuerpo
y vos tenés una capucha
y por ahora todo marcha más o menos bien.






 

***
Mariano Blatt
(Buenos Aires, 1983). Publicó Increíble (El niño Stanton, 2007), El Pibe de Oro (Colección Chapita, 2010), Pasabobos (Cartonerita Solar, 2010), Nada a cambio (Belleza y Felicidad, 2011), No existís (Determinado Rumor, 2011), Hielo locura (2011) y Alguna vez pensé esto (Triana, 2014).






 

Ir a la portada de Tachas 573