Es lo Cotidiano

EXPERIMENTAL

Tachas 573 • Poesía y desilusión • Jeanne Karen

Imagen generada con Adobe FireFly
Imagen generada con Adobe FireFly
Tachas 573 • Poesía y desilusión • Jeanne Karen

Qué es lo que nos mueve? A veces las palabras sobran, las emociones dan vueltas en algún lugar del cuerpo, de la mente, como el agua que se acomoda en un cuenco. En esos días en que nos sentimos vacíos, vamos formando parte de un extendido silencio sin nombre, de una extraña naturaleza. 

Bajo los fuertes rayos del sol también me siento ciega, tanta luz no me deja ver los caminos, el sentido de la existencia.

Llegué a un sitio en donde al final había un difícil descenso y luego un campo de fútbol, parecía el último del mundo, en un escondite donde el sol gobernaba con todo su esplendor con toda su fuerza y terquedad lumínica.

No sé si podría vivir ahí, rodeada de luz, del recuerdo de un cauce, porque ahora gran parte del territorio de mi país no es nada más que un cascajo, un polvorón apenas.

Me levanto siempre con un nudo en la garganta, un nudo apretado por la sed, por el dolor, por la poca esperanza que se va con cada gota de agua y con cada pequeña nube que solamente percibimos pasar a lo lejos en los llanos, que va hacia los cerros o quizá hacia la nada, porque el agua nunca baja, no vuelve.

Pero constantemente se nos pide no rendirnos, echarle ganas, confiar, son frases como púas, como engranajes de una maquinaria desgastada por el paso del tiempo y por el dolor.

Si hay algo que todavía me mantiene de pie y siento que así pasa con muchas personas, es la literatura, o más concretamente la poesía.

Nunca será lo mismo mirar un cielo sin haber leído un poema, no uno específico, más bien algo de poesía, de cualquier poeta, de cualquier ser humano que haya dejado alguno en un viejo cuaderno. La vida a través de la poesía es otra. Hay silencios que tienen todos los nombres, nos llenan de aliento, de un aliento fresco para seguir, para vivir, para pretender escribir a nuestro propio ritmo los poemas, la vida.

Vayan hoy a una librería, tomen un libro de poesía, échenle una rápida lectura o en internet busquen en tema y después poemas relacionados con lo que han elegido, verán que el camino de la poesía es diferente, a veces extraordinariamente melancólico y en otras, luminiscente como un campo de futbol al mediodía.

Nos queda la espera, el baile, el deseo de lluvia en nuestra tierra, nos queda el cansancio que se reparte, la alegría como una moneda de oro que no alcanza para todos, que algunos ni siquiera alcanzamos a contemplar.

Sin embargo yo me escondo detrás de un espejo, detrás de un lenguaje que descubrí hace mucho tiempo, vivo intensamente, nombro lo que no existe.






***
Jeanne Karen
(San Luis Potosí, México, 14 mayo 1975). Estudió Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí. Temas como la muerte, la introspección y la complejidad semántica en la comunicación en relación con el autismo y las ciencias exactas como las matemáticas y la física, influyen su trabajo en un debate casi ético. Premio estatal de poesía Viene la muerte cantando (1998) Premio de Poesía Salvador Gallardo Dávalos (1999), de Poesía Manuel José Othón (2002 y 2006) Premio de Periodismo Francisco de la Maza por Publicación o Programa de Difusión Cultural (2009).

Ha publicado los libros: Simulación dinámica (Bitácora de Vuelos, 2015), Cementerio de elefantes (Múltiples editoriales). Hollywood (Ponciano Arriaga), Menta (Ponciano Arriaga).








 

Ir a la portada de Tachas 573