Es Lo Cotidiano

LA ESTUPIDEZ HUMANA PRESENTA… [V]

Depilación femenina íntima y twitter / José Luis Justes Amador

José Luis Justes Amador

La estupidez humana presenta... [V]
La estupidez humana presenta... [V]
Depilación femenina íntima y twitter / José Luis Justes Amador

64. Ocurrió hace apenas un par de semanas y, si no fuera por esa manía de convertir todo en post de red social, y también por esa manía de llevar a juicio en forma de demanda cualquier sentimiento (no hecho, que hay muchos y deben ser denunciados) de discriminación, habría pasado sin mayor repercusión.

65. Además, el incidente coincidió con el virulento debate en línea y en revistas científicas sobre la “realidad” de la “femineidad” de las mujeres trans. (Los paréntesis no son peyorativos sino un intento de representar lo difícil de dar un sentido unívoco para todos siempre que pronunciamos esas palabras).

66. Joanna (nombre falso), que nació Peter (nombre también falso, pero ambos fueron los que ella dio), es una mujer trans (sin operación en sus genitales) que, atraída por el anuncio de los servicios que ofrecía un centro de depilación íntima exclusivo para mujeres, agendó su cita. Al llegar, y descubrir que la zona a depilar de la mujer tenía forma de genitalia masculina, le negaron el servicio y cometieron el grave error de argumentar, para no ofrecerle el servicio, que lo que tenía entre las piernas no correspondía a lo que se supone que era la especialización del negocio.

67. Faltó tiempo para que Joanna fúrica tuiteara la gran discriminación que había sufrido, ya que ella era una mujer y un centro que se dedicaba exclusivamente a las mujeres se había negado a darle el servicio.

68. Hasta ahí no hubiera pasado de una pataleta en twitter y la cámara de eco de todos los favs ofendidos.

69. Pero Joanna llevó a juicio por discriminación “hacia las mujeres” (¡en un negocio exclusivo para mujeres!) del centro de depilación, y la ganó, lo que le supuso una multa a la empresa que, para garantizarla, tuvo que cerrar.

70. La estupidez con megáfono es doble estupidez.

71. Y Paola Taboada lo resume perfectamente en un tuit que resume (perfecta, pero no exclusivamente) el ambiente de esa red social:

“—¿Es aquí el club de los tuiteros?

—Me ofende tu pregunta.

—A mí me ofende tu respuesta.

—Perdonad que me meta, pero no tenéis razón ninguno”.

72. ¿Es bueno o es malo? No lo sé. Atacar las redes por sus errores o por sus malos usos es como atacar a todos los hombres por ser hombres. Defenderlas por darnos la posibilidad de la libertad que no podemos tener en otros espacios, es como creer a todas las personas que tengan un código cromosomático determinado.

73. Lo único que tengo claro es que como muy poca gente (y menos dentro de las cámaras de eco donde uno, como siempre ha sido, se siente cómodo, ya que el género humano es gregario y social por definición) se atreve (y menos en redes, donde el linchamiento social de cualquiera de los grupos involucrados en cualquier discusión —derecha, izquierda o lo que sea– está a la orden del día) a decir que el emperador está desnudo, con lo que la cámara de eco crece y crece, y da fuerzas para denunciar cualquier injusticia o estupidez que uno se encuentre (o en muchos casos, busque).

74. Desde la comodidad que da estar detrás de una pantalla sin tener que enfrentar directamente las ideas que se atacan (o defienden).

75. Algo que en sí está muy bien, pero (siempre hay un pero) que sin meditar, puede convertirse en algo dañino y en una estupidez.

76. Uno de los últimos casos se dio apenas esta semana, cuando alguien cuya cuenta es “Anonymous” le recriminó a una chica de tez blanca la apropiación cultural que hacía al estar usando un kimono propio de la tradición japonesa. Las siguientes veinticuatro horas fueron una marea de insultos, amenazas y recriminaciones en el twitter de la joven que al día siguiente subió una fotografía suya, ya sin kimono, con el pasaporte que acredita su nacionalidad ¡¡¡japonesa!!!

77. El medio no es el mensaje, pero cómo ayuda para que la estupidez se difunda más y más.





***
José Luis Justes Amador (España, 1969) es filólogo con un posgrado en Cambridge sobre poesía inglesa contemporánea. Sus publicaciones más recientes son "99" (2019, UAA) y "El poeta, enamorado, escucha 'The Velvet Underground and Nico'" (2018, IMAC).


[Ir a la portada de Tachas 375]

Comentarios