Es lo Cotidiano

54 MUJERES

54 Mujeres [V] • Le Tigre y ‘Hot Topic’ (Una lista feminista hecha canción) • José Luis Justes Amador

José Luis Justes Amador

54 Mujeres - Le Tigre
54 Mujeres - Le Tigre
54 Mujeres [V] • Le Tigre y ‘Hot Topic’ (Una lista feminista hecha canción) • José Luis Justes Amador

 


[Ir a 54 Mujeres, IV]



 

Desde que apareció, la gente nos ha dicho que investigaron
sobre los nombres que citamos.
He escuchado que han aprendido sobre algunos artistas de la canción.

Kathleen Hanna


 

Carolee Schneemann, la artista de performance que había publicado libros tan explícitos en su lucha feminista como “Cézanne, She Was a Great Painter”, y Kathleen Hanna, líder de dos grupos fundamentales del movimiento Riot Grrrl como Bikini Kill y Le Tigre, coincidieron a finales de los noventa en un panel sobre feminismo. Antes de subir al escenario, la artista le reclamó a la cantante sobre la manera en la que ésta pronunciaba su nombre: “SHNAY-man, no SHNEE-man”. Hanna recuerda la anécdota con horror (“Schneemann estaba enojada conmigo”) y alegría (“Y después me pidió un autógrafo. No podía creerme que Carolee Schneemann me estuviera pidiendo un autógrafo”). ¿Qué tenían ambas en común, y por qué la corrección de la artista a la cantante? Una canción: “Hot Topic” de Le Tigre.

 

La tercera gran oleada de grupos femeninos era más políticamente comprometida que las componentes de las dos anteriores. Frente a los grupos de chicas de los años sesenta, simples instrumentos en una maquinaria, o los grupos femeninos del punk o la new wave, individualistas más que agrupados en una causa común, las mujeres que formaron parte del movimiento Riot Grrrl eran conscientes de los mensajes políticos y sociales que querían transmitir en sus canciones. Y Katheleen Hanna fue una de las mujeres fundamentales de esa oleada, tanto en Bikini Kill como en Le Tigre.

Tras haber escrito casi ella sola uno de los fanzines más encantadoramente luchadores del movimiento, “I love Amy Carter”, Hanna fundó Bikini Kill, y tras una breve pausa como Julie Ruin, fundó Le Tigre. La letra-clase de historia de “Hot Topic” está íntimamente relacionada con la razón por la que Katheleen, que comenzó recitando sus propios textos en público en el formato de “spoken word”, decidió montar una banda. Ella misma lo recuerda al hablar de su temprano encuentro con la feminista Kathy Acker. “Acker me preguntó por qué era importante para mí escribir, y le dije: ‘Porque siento que nunca he sido escuchada, y tengo muchas cosas qué decir’. Ella dijo ‘Entonces deja de recitar. Nadie va a los recitales. Deberías montar una banda’”.

“Hot Topic” logra meter casi sesenta nombres relacionados con el feminismo y algunas otras luchas sociales, en los tres minutos cuarenta y cuatro segundos que dura la canción, cuyo estribillo repite insistentemente: “no paréis / por favor no paréis / no pararemos”. Al fin, la revolución se podía bailar cumpliendo con el famoso dicho de la anarquista Emma Goldman: “Si no puedo bailar, no es mi revolución”.

Y, por supuesto tratándose de una canción, la mayor parte de las citadas son músicas que van desde la reconocidísima Yoko Ono, la mujer que no sólo se cargó a los Beatles, a la desconocida Billy Tipton, música transgénero de jazz que pasó desapercibida al ser un hombre toda su vida adulta, pasando por algunas de sus contemporáneas como las variadísimas Cibbo Matto u otras representantes del Riot Grrrl como The Butchies, Sleater-Kinney, Melissa York, Tamy Hart, Justin Bond o The Need. Entre esas mujeres que están haciendo música al mismo tiempo que Le Tigre destaca la mención a Tammy Rae Carland —quien además participa en los coros de la canción–, amiga de Katheleen, coeditora de sus primeros fanzines y fundadora de Mr. Lady —también mencionado en la letra–, un sello dedicado a publicar principalmente grupos queer en una época en que el mainstream era todavía territorio, si no abierta, sí implícitamente machista y homófobo.

El resto va desde nombres que no necesitan mayor explicación (Nina Simone, Ann Peebles —intérprete de “I can’t stand the rain”, la canción más perfecta de la historia del pop según John Lennon–, la pioneras punk The Slits, Aretha Franklin —que con su “Respect” hizo más por los derechos civiles que muchas marchas–, o la tópicamente rockera Joan Jett) a desconocidas a quienes la canción acercaba al gran público: Gretchen Phillips —líder de Two Nice Girls, responsables, entre otras muchas cosas, de una de las mejores versiones de “Sweet jane” jamás grabadas” o la divertidísima en su mensaje antimachismo “He gastado mis últimos diez dólares en control de la natalidad y cerveza”–, Ut —un grupo femenino de noise formado en NY a finales de los setenta, al que Sonic Youth citan entre sus influencias–, DJ Kuttin Kandi —la primera turntablista en clasificarse para el campeonato mundial en un mundo tan exhibicionistamente masculino como el del hip hop–, Hanin Elias —fundadora del grupo antifascista de electro punk Atari Teenage Riot–,  Hazel Dickens y Alice Gerrard —dos de las primeras mujeres en abrirse camino individualmente en los años setenta en el campo del tradicional bluegrass– o Mia X, una rapera a quien las historias del primer hip hop omiten u olvidan.

En la canción no sólo hay música sino todo tipo de artistas, entre quienes destacan la mal pronunciada Carolee Schneemann, la futurista Carol Rama, Leslie Feinberg —una de las primeras activistas contra la transfobia–,  las escritoras Angela Davis o Gertrude Stein, las deportistas Billie Jean King y la primera mujer en competir en carreras de coches, Shirley Muldowney, o la académica Gayatri Spivak, la filósofa primera traductora de Derrida al inglés y experta en postcolonialismo y en el concepto del “subalterno”.  Y, entre tantas grandes mujeres, sólo una tiene el honor de merecer antes de su nombre un “woo” en la canción, porque todavía estaba en la preparatoria: Ariel Schrag que ya estaba publicando sus comics sobre lo difícil de ser queer en un mundo adolescente y que, mucho después de la canción, sería una de las guionistas de la pionera serie The L World.

Mejor dicho: además de una canción, “Hot Topic” es una lección de historia. O, mejor aún, es una lección de historia hecha canción. Como un libro sobre mujeres pioneras o importantes que además se pudiera bailar.

P.D.: Incluso quienes no conocen el movimiento Riot Grrrl o a Katheleen Hanna, han escuchado la canción que ella ayudó a titular: “Smells like Teen Spirit”, de Nirvana. Aunque las leyendas dudan sobre si fue un día de juerga o de discusión, todas coinciden en un mismo punto: una mañana, en la pared del departamento donde vivía quien aún no era la mega estrella que llegaría a ser, apareció pintada con spray la siguiente leyenda: “Kurt smells like teen spirit” (en homenaje, no a la rebelión juvenil, sino al nombre del desodorante que usaba el cantante —según algunos– o —según otros– a Tobi Vail, la chica con quien Kobain compartía departamento).

 



[Ir a 54 Mujeres, IV]
[Ir a la portada de Tachas 399]





 

Comentarios