Es lo Cotidiano

SPOILEARAMA

Tachas 400 • News of the world: el Oeste más lejano • Oscar Luviano

Oscar Luviano

Oscar Luviano
Oscar Luviano
Tachas 400 • News of the world: el Oeste más lejano • Oscar Luviano



Un veterano de la Guerra Civil, el capitán Kidd (un Tom Hanks que acepta los años como una bendición), se gana la vida leyendo de pueblo en pueblo los periódicos, las noticias del mundo a las que alude el título original, y que causan asombro y azoro entre su audiencia: mineros, trabajadores del ferrocarril, cazadores de búfalos y emigrantes venidos a menos. En su camino encuentra a Cigarra (la increíble Helena Zenger), una huérfana de origen alemán, que fue secuestrada por los Kiowa tres años atrás. La niña estaba en camino de ser devuelta a su familia sobreviviente por un oficial afromeramericano, linchado por alguna partida sureña.

En un primer momento Kidd trata de deshacerse de Cigarra (Johana, según la ficha de entrega), pero ante la negativa de las autoridades a recibirla (lo que significaba dejarla a su suerte en el mundo sin justicia del Oeste en disolución), decide llevarla él mismo. Algo nada sencillo, pues en el largo camino abundan violadores y cazadores de búfalos que han creados sus propios estados de fuego y sangre, además del desierto con sus climas extremos. Sin mencionar que deberán atravesar el territorio Kiowa, donde Johana fue secuestrada y su familia masacrada.

De esta manera, buena parte del filme (y con ello tenemos su mayor atractivo) consiste en el casi silente viaje de anciano y niña. No sólo es que Cigarra no hable una sola palabra en inglés: ha aprendido las formas y perspectiva de sus captores, y sabe que Kidd es uno más de esos hombres que ha perseguido y casi aniquilado a la que ahora es su Nación.

Resulta entrañable la forma en que la convivencia forzada los termina por hacer conectar en el punto que más les separa: el lenguaje. Es inolvidable la escena en que, montados en la carreta, se enseñan el uno al otro palabras en sus idiomas: las de cielo, las de camino, las de mundo.

Sin ser injusto con la gran labor emocional y física de Tom Hanks (la huida y el tiroteo en las montañas merece figurar entre las grandes secuencias del western moderno), Helena Zenger se lleva la película. Es, en sí misma, una toma de partido. Por alguna razón, que se debe a la preciosa puesta en escena del director Paul Greengrass, el contraste del fenotipo blanco de Johanna con las ropas y mantas Kiowa que la niña insiste en vestir, y con los cantos con los que celebra cada etapa del viaje, lejos de aparecer otra apropiación cultural a las que casi nos hemos acostumbrado, consigue su cometido: presentar a Cigarra como una mezcla de dos mundos mutuamente excluyentes, sin arraigo ni futuro. La definición misma de los territorios colonizados. O del Lejano Oeste.

Cigarra es, por su mera presencia, un homenaje/comentario/reflejo inverso del que es, de lejos, el western por definición: The Searchers (1956). En aquel relato, de insólita modernidad, John Ford seguía a un cansadísimo John Wayne en la búsqueda de su sobrina, secuestrada por los Comanche, y al igual que Johana criada en los usos y costumbres de sus captores. El veterano de la Guerra Civil encarnado por Wayne, sin embargo, no emprendía esa búsqueda de ocho años para devolver a la chica a su familia, sino para matarla, pues (aseguraba) “ya era un resabio de los indios”.

No hace falta esa postura de parte de Kidd: el mundo entero segrega a Cigarra, y le niegan a Johana un lugar entre ellos, de no ser el del abuso sexual. Greengrass apuesta por la adolorida melancolía del rostro arrugado de Hanks: su comentario a esa violencia es una mirada llena de compasión. Ahí donde los demás encuentran lo que John Wayne en su sobrina, Kidd sólo ve a una niña.

Este comentario se extiende, sin condescendencia alguna, a una pátina anticolonial que campea todo el filme: desde la destrucción del paisaje por el tren y los pueblos hasta la aniquilación de los búfalos como rentable industria, sin olvidar el que quizá sea el más honesto comentario sobre los nativos americanos que un western se ha atrevido a hacer.

Mientras que en 1958, el rastreador de malones encarnado por Wayne era un experto en la vida y religión comanche, lo que le facilitaba su aniquilación (disparaba a los ojos de los cuerpos pues, de esa manera, el guerrero perdía el paso al otro mundo), en News of the world los Kiowa están en camino hacia ese otro mundo sin retorno.

Greengrass les retrata como siluetas lejanas que deambulan bajo la lluvia o dentro de las tormentas de arena, silenciosos como piedras, y sordos a las súplicas de Cigarra, que les ruega que se la lleven de regreso a su hogar.

News of the world (2021) está (o estará muy pronto) en Netflix.





***
Óscar Luviano (Ciudad de México, 1968). Narrador y poeta. Cuentos suyos se incluyen en Nuevas voces de la narrativa mexicana (Planeta, 2003) y en Así se acaba el mundo (SM, 2012). Colabora en diversos medios y publicaciones.


[Ir a la portada de Tachas 400]

Comentarios