Martes. 15.10.2019
El Tiempo
Es lo Cotidiano

Campos de concentración

Andrés Baldíos

Campos de concentración
Campos de concentración
Campos de concentración

Hay una vibratoria inquietante en las noches, la aglomeración de pensamientos es una muestra de que el insomnio se avecina. Por tanto, las madrugadas son cortas y las mañanas son largas comomitología tras mitología y ni una señal de satisfacción departe del Compilador de Bestias; podría seguir pero está harto de recorrer laberintos de mármol oscuro con cielos de granito y de orificios sangrantes sin hallar una sola novedad bestialpero se prohíben cambios, no les son permitidos los horarios para la embarcación a los suecuarenta hydras al estribor!, ¡ah, como son crueles las olas, temerarias del agua! ¡Dispérsense y sálvese quien deba! ¡Capitán, no son sólo cuarenta… son cuarenta mil de esas serpientes del diablo! ¡Ay de las circunstancias! Pero el grumete vuela del barco, arrasado por las bocanadas de la furia marina, tragado por elpor más que despiertan y cumplen el deber al pie de la letra (continuidad laboral de unas cuantas pausas) no cambian de parecer las malditas institucimientras la casa arde en aguas, los tiburones del sótano se agitan y escupen almizcle, el buzón se desorienta y se acomoda boca arriba, a medida que mil perros se devoran los números que brotan de las hojas de los olivos que crecen al revés (esto sólo puede significar quelas mañanas son magníficas para el descanso o la observación meticulosa de los transcursos, los desayunos pueden variarel examen se alaaaaaarga se alaaaaaarga y el reloj se rííííííe se rííííííe y la ciudadela tieeeeeembla y tieeeeeembla y se rompe la punta del lápizno todos, pero una probable mayoría, padecen de lucidez nocturna, síntoma devacas mugiendo en auxilio, succionadas por la escasez de cosechas y esparcimiento de las langostas, pero el intérprete se decide por contarle al rey todopero sea o no síntoma de aquello, es, cuando mucho, una de las reacciones fisicoquímicas más totalmente maravillosas del hombre, es indudable el efecto tardío (temprano en otros casos) de la convulsión a falta de sueño, pero si tomamos los siguientes aspectoscatoblepas, cinóperos, cachalotes, leucrocótas, anfisbenas, braquiopantos, musarañas, jáculos, floripondios, marchitos, rosaledos, quelonios, cinocéfalos, escuálidos, atascados, dentotiranos, stegosánquios, usureros, sangrantes, clamiglotádos, perpendiculares, binoculares, entreabierto, errabundos, carcomidosconcluimos, nosotros los que estamos alrededor de nuestras circunstancias de descanso (¡óyeme holograma, tú que nos ves mientras dormimos!), que no todos saben dormir (canción inventada: letra inventada con ritmo no real de instrumentos invisibles, pero ¡ahí están! Se va a olvidar en el instante en que se abran los glasos y te estrechestener sueños es como tener una segunda vida, es por esto que las entradas al trabajo deberían ser, no muy tarde, pero lo suficientemente tarde como para darnos el honor de presentir las voces de nuestros miembros agradeciéndonos el yacimientos exclama se canta “La Prueba” de S. T Coleridge y tiene todo el sentido y toda la razón posible. El tamaño de afuera es una variable en un trillón de variables que se dispersan alrededor de las mareas de la mentedejar caídos todos y cada uno de nuestrostraaaaaaaaaaaaan! ¡TRAAAAAAANymadresqueselevantadeunjalón!

El joven estudiante, perdido y agotado, es despertado por su maldito reloj que grita a las exactas cinco treinta de la mañana, luego de cuatro horas de sueño, incontables revolcaderas entre sábanas y edredón y ni un solo suspiro de alivio; debe ir a la escuela e intentar poner de su parte para no dormirse ante las explicaciones del profesor. Lo más triste de todo esto es que sucede exactamente lo mismo en el caso del profesor.




 

***
Andrés Baldíos
es escritor. Los primeros peldaños son peligrosos, su hasta ahora primer libro de cuentos, fue editado en 2012 por San Roque.

[Ir a la portada de Tachas 305]

Comentarios