Es lo Cotidiano

LA ESTUPIDEZ HUMANA PRESENTA… [XXII]

Tachas 392 • El halo y el cuerno (ahora sí) • José Luis Justes

José Luis Justes Amador

Steve Jobs y el efecto Halo
Steve Jobs y el efecto Halo
Tachas 392 • El halo y el cuerno (ahora sí) • José Luis Justes

 

326. ¿Es estúpido elegir un coche u otro por el tipo de personas que vemos que lo utilizan o se montan en él? ¿Lo es elegir una u otra fragancia basándonos, antes siquiera de olerla, en el glamour de quienes protagonizan el anuncio?

327. Sí, tan estúpido como elegir a un santo u a otro (si todos son santos y están cerca de Dios tendrán los mismos poderes, ¿no?)  para encomendarle determinada misión.

328. Porque, inconscientemente, funciona en todos los ejemplos anteriores el efecto halo, cuyo nombre viene precisamente del halo o aureola que suele rodear a las imágenes populares y cultas de los santos, según la imaginería católica.

329. El efecto halo, que no es sino un tipo más específico del sesgo de confirmación, consiste en que si a alguien, a cualquiera de nosotros, nos convence un rasgo positivo de algo, de cualquier cosa, todo lo demás se verá afectado positivamente por él.

330. Aunque hoy está presente en casi, si no es que en toda la mercadotecnia, como la mayoría de los avances del siglo pasado, fue descubierto por primera vez en el ejército.

331. El efecto halo fue definido y nombrado por primera vez en 1920 por el psicólogo Edward L. Thorndike a partir de sus investigaciones con el ejército, cuando observó que los oficiales atribuían una valoración positiva en ellos partiendo a menudo de una sola característica, de un solo rasgo observado.

332. Y, como siempre, la sabiduría popular, que detecta incluso las estupideces y las utiliza a su favor, había descubierto el efecto halo mucho antes que la psicología, cuando sentenció que “la primera impresión es la que cuenta”.

333. Tanto para lo bueno como para lo malo.

334. Porque el efecto cuerno es justamente lo opuesto del halo.

335. Dos ejemplos del efecto halo son más que suficientes. Nespresso, una cafetera de cápsulas que hace exactamente lo mismo que cualquier otra cafetera que tenga agua y café, logró posicionarse en el mercado como la más elegante, sofisticada y atractiva del mercado, simplemente porque utilizó en su anuncio a George Clooney, elegante, sofisticado y atractivo. El halo de Clooney había envuelto a todo lo que estaba alrededor de él.

336. ¿Hace falta explicar cómo funciona el efecto halo en cualquier producto de Apple, la marca con mayor tasa de fidelización en todo el mercado?

337. Si el efecto halo es, aunque explicable, estúpido, peor aún resulta dejarse llevar por el efecto contrario.

338. Una de las primeras preguntas a los maestros que toman cursos de capacitación es si se montarían en un avión en el que antes hubieran visto cómo el piloto no lleva uniforme sino que iba con ropa casual, sucia, despeinado y con olor a haber estado fumando antes del viaje una determinada sustancia ilegal.

339. La respuesta es siempre, con muy muy muy pocas excepciones, no.

340. La enseñanza que deben sacar los futuros maestros es que de cómo se enfrenten (en el sentido más amplio de la palabra) a sus grupos, dependerá toda su relación futura.

341. Siempre había algún maestro/alumno que proponía que en realidad deberíamos juzgar a esa persona por sus méritos para poder volar el avión y nada más, que cualquier otra consideración sobre su pinta o su olor no tenía nada que ver con la habilidad que se le requería, que pensar así era estúpido.

342. Lo era y lo es, pero el efecto halo y el efecto cuerno son parte de nuestra vida, juicios que se convierten en prejuicios.

 

 

[Ir a la portada de Tachas 392]

Comentarios