Es lo Cotidiano

GUÍA DE LECTURA 542

Tachas 569 • Woyzeck, de Georg Büchner • Jaime Panqueva

Jaime Panqueva

Woyzeck, de Georg Büchner
Woyzeck, de Georg Büchner
Tachas 569 • Woyzeck, de Georg Büchner • Jaime Panqueva

Vamos ahora al 3 de junio de 1821. En la ciudad de Leipzig, Johann Christian Woyzeck, hombre criado en entorno difícil que ha deambulado por una larga serie de oficios, como barbero, soldado, sastre, encuadernador o criado, por celos apuñala siete veces a su mujer hasta causarle la muerte. Woyzeck es arrestado y durante su juicio, por primera vez en la historia procesal alemana, la defensa alegó locura como una atenuante para la pena capital que ordenaba el código. El experto forense Dr. Johann Christian August Clarus examinó a Woyzeck durante los primeros tres meses del arresto y determinó que, a pesar de su condición mental y su comportamiento, el reo confeso todavía era capaz de comprender el concepto de "bien y mal" y, por lo tanto, debía asumir toda la responsabilidad por sus acciones. El jurado lo condenó a muerte. Sin embargo, año y medio después la sentencia no se había ejecutado, por lo que Clarus pudo examinar más a fondo al prisionero. La condición mental del reo, aunque empeoró, se consideró “apta” para la ejecución. El 27 de agosto de 1824 fue decapitado en la plaza principal de Leipzig. Ese mismo año, Clarus publicó hallazgos que sugerían médicamente que Woyzeck estaba al borde de la esquizofrenia.

Los detalles del juicio y los escritos del médico cayeron en las manos de Georg Büchner gracias a una revista médica a la que estaba suscrito su padre y que hacía parte de la biblioteca familiar. Al igual que otros casos médicos o criminales; que se reflejarían después, por ejemplo, en las alucinaciones a causa de experimentos médicos inescrupulosos o el modus operandi del crimen en su drama. 

La obra comenzó a escribirse entre finales de julio y comienzos de octubre de 1836, cuando Büchner era evaluado para acceder como docente de la universidad de Zürich. Aunque algunos afirman que ya disponía de algunos fragmentos escritos desde su exilio en Estrasburgo. 

El 19 de febrero de 1837, Büchner fallecería a los 23 años a causa del tifo. La pieza quedó inconclusa con 31 escenas manuscritas o bosquejadas, que podrían distinguirse en cuatro secciones. Sin embargo, no estaban numeradas y en algunos fragmentos la tinta se había desparramado de tal manera que su hermano no pudo descifrarlas y no las incluyó en la primera edición de obra completa publicada en 1850. Sólo tras tratamientos químicos y el trabajo de edición del escritor austriaco Karl Emil Franzos pudo publicarse en 1879. En esa edición el nombre del protagonista se cambió por Wozzeck

Aun así, el drama suscitó un gran revuelo por considerarse la una pieza precursora del expresionismo alemán, además de la crítica que encarnaba la explotación y humillación de Woyzeck por el capitán y el médico, quienes cuestionan su moralidad y lo usan como conejillo de indias. A la difícil situación del protagonista se suman el crimen pasional por celos y la perturbación mental, que evoca directamente al Woyzeck histórico. La combinación de elementos y las posibilidades de una pieza inacabada de gran factura la hicieron fuente de futuras reinterpretaciones y adaptaciones. El estreno oficial se llevó a cabo el 8 de noviembre de 1913 en el Residenztheater de Múnich. Alban Berg obtuvo la fama mundial al presentarla como ópera el 14 de diciembre de 1925 en la Ópera Estatal de Berlín, bajo la dirección de Erich Kleiber, la cual no ha dejado de representarse en todo el mundo desde entonces.

Woyzeck es el triste canto de cisne de un dramaturgo fundamental de la tradición alemana, que paradójicamente nunca vio representadas sus obras en su breve y singular vida.

Comentarios a mi correo electrónico: [email protected]


 

[Ir a la portada de Tachas 569]